Nuestro Estómago social

5 comentarios
Microrrelato, Opinión, Pobreza-SaludMental

A veces cuando divago, lo cual suele ser a menudo, imagino un sólo corazón bombeando la sangre de los 7.000 millones de humanos que existen. Todos los corazones de la población en uno solo. Como un gran corazón con billones de venas y arterias irrigándonos.

Acto seguido, imagino también un solo pulmón. Discúlpeme al pensar en tantas insignificancias, pero es que al mismo tiempo que usted respira, hay millones de personas que tienen la capacidad de estar sincronizados con usted. No voy por derroteros espirituales, pero créame hay muchísima gente que simplemente respira a su mismo ritmo y velocidad. A la vez. Tomando y arrojando aire en este preciso instante, como un gran pulmón con billones de alveolos.

Luego de pronto, ya parece que soy de este planeta y dejo de imaginarme tantas cosas. Embadurnado bajo un eureka,  me creo el más listo del mundo pensando que tenemos sólo una gran atmósfera para todos. Obvio ¿verdad? Una sola Tierra a la que cuidar. No es que sea de Greenpeace o que vote a los partidos verdes, pero ahora me parece todo más claro. Tanto como tener un corazón colectivo o un solo pulmón humanitario.

* * * *

Con el duermevela de estar tirado en el sofá sin nada más que hacer que divagar, me imagino un solo estómago para todos. Sería como un estómago social, donde todos tendríamos cabida y el hambre sería su antónimo. Se podría reducir la apetencia, pues seríamos todos dependientes de nuestro estómago social.  El hambre del ajeno sería también el nuestro, como la atmósfera. De esta manera, el agujero en el estómago (a veces sin ser metafórico) de un niño keniano sería sentido también en nosotros. 

Acto seguido, me quedo indispuesto y me entra dolor de barriga. Yo lo llamaría nuestras indisposiciones sociales o nuestra gula ególatra. Por ponerle algún nombre.

Luego me di cuenta que estaba exhausto entre tanto vagabundeo mental. Me fui a la cocina a por chocolate y encendí la televisión, para que se me pasara la tontería.


Fotografía Alex Senna en flickr

Escrito por

Psicólogo en Acción Humanitaria. Soy alérgico a las mentiras, especialmente a las mías. • airam@uma.es

5 thoughts on “Nuestro Estómago social”

Si deseas comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s