Cuando el enemigo está en casa: Ébola

1 comentario
Africamente, AiramVL, Deshumanización, Estereotipos, Opinión, Psicología en tiempos del ébola

Tal es la ignorancia sobre el continente africano, que desde que surgió la nueva ola devastadora del virus Ébola, no hacía más que recibir mensajes y llamadas de preocupación, cuando Sierra Leona y Liberia están más cerca de España que de Kenia (si no me crees echa mano de un atlas mundial).

Bajo la inercia del miedo gracias a los medios (o más bien gracias a ti), este pavor colectivo bien estudiado en psicología, consigue promover comportamientos que ni siquiera uno sería capaz de prever. Como el propio ébola.

¿Qué tipo de utilidad reviste este titular en La Voz de Galicia?

En este caso particular, nadie se alegra de nada. Hoy más que nunca hay que ser empático con la enfermera que contrajo el ébola en España. Qué duda cabe que ahora el avance del virus es global. Muy a nuestro pesar.

Sin embargo, (si se me permite), si en los países desarrollados se gastara la misma energía, tesón y esfuerzo que gastan por detener el ébola (esto es, cuando el enemigo está en casa), en concienciarse sobre lo que ocurre realmente África, irónicamente se acabaría los posibles casos de ébola en los países desarrollados. Algo complicado de comprender. A fin y al cabo hay que entender la problemática a nivel sistémico. Como un análisis funcional en psicología, o a modo visionario. No es nada fácil puesto que requiere un despliegue meticuloso, equipos multidisciplinares y mucha iniciativa global.

Son las malditas carambolas de falta de ayuda, falta de intervención, recortes en cooperación internacional, efectos dominó y causalidades varias. Todo sazonado. De poner parches, rápido y corriendo y sin haber habido una prevención necesaria.  Actuar mucho antes de que el enemigo esté en casa. Requiere asimismo, mucho empatía (concepto clave) hacia África.

Así, en los países con más pies que zapatos, el ébola es invisible a los ojos de los países en lo que lo más cercano que se podía palpar era una escueta columna en la sección internacional (que alivio nunca nacional), así las miles de muertes en el África Occidental no tocan, no remueven. Causan indiferencia. En cambio, ahora sí remueven, pero sólo en la medida que deje de afectar en el país desarrollado, con lo cual el ejercicio de concienciación está en gran medida influenciado en cuanto alejar al enemigo de casa, no tanto en sentir como si…

Si no se promueven sentimientos colectivos de empatía, solidaridad y compasión por lo que ocurre en el África Occidental, sólo serán individuos negros que pueden potencialmente afectar al esto, con la consiguiente deshumanización que ello implica. Bien me han hecho saber que existe discriminación hacia personas de raza negra en España, como si fuera lo mismo ser del sur namibio, que del norte togolés.

Graffiti ilustrativo sobre las principales vías de transmisión

También todo pasa por responsabilizarnos de nuestra actitud en general hacia África y hacia el ébola en particular. De responsabilizarte tú con tus decisiones. Y de no caer en esa queja colectiva que algunos medios desean promover, del quejarse porque sí, pues paradójicamente dicha queja constante genera estados de inactividad, es decir, de dejar de hacer. Uno piensa que hace mucho con compartir estados de twitter, información, firmas colectivas, etc…. cuando al final nos dejan extasiados por tanta sobreinformación. Consecuentemente, poco o nada se hace. Se ladra mucho pero se interviene poco. Tal y como dijo Gandhi “la diferencia entre lo que hacemos y somos capaces de hacer resolvería la mayoría de los problemas del mundo”¹.

Dicho sea de paso, desde los altos mandatarios tampoco son momentos para echar balones fuera, culpabilizar al ciudadano, la enfermera infectada o simplemente a África. Son momentos de tener la atención, consideración y respeto que todo el continente africano que este se merece, desde Tánger hasta Ciudad del Cabo. Y lo más difícil todavía, distinguir las diferencias que existen en África, como las que existen entre Tánger y Ciudad del Cabo².

 ***

¹ Cita recuperada del informe 2014 de la ONU en http://hdr.undp.org/sites/default/files/hdr14-summary-es.pdf

²Para que así la familia Pérez se venga de safari a Kenia, termine su tour (porque no) en Lamu y llene las arcas del sector terciario, puesto que la disminución del turismo en Kenia (cuna de los safaris) es una sinrazón fruto de los estereotipos africanos.

³ Fotografía nº1 Stop ébola, Monrovia recuperada de abcnews.go.com

  Fotografía nº2 recuperada de yorokobu.es

  Fotografía nº3 recuprada de newrepublic.com

Enlaces de interés

• Pese a cargo con los medios, existe periodismo de calidad. De eso se encarga, por ejemplo mi paisano José Naranjo en blogs.elpais.com/africa-no-es-un-pais/2014/10/el-%C3%A9bola-y-el-miedo.html

• Ojo a este gran post de Yorokobu yorokobu.es/7-titulares-ebola

Escrito por

Psicólogo en Acción Humanitaria. Soy alérgico a las mentiras, especialmente a las mías. • airam@uma.es

One thought on “Cuando el enemigo está en casa: Ébola”

  1. Pingback: Agendas Mundi LIV – Museos en Guinea Conakry | EVE Museografía

Si deseas comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s