No es que el caso de Wayu fuera incómodo. Es que era insoportable.

 Estado de hibernación.

 Desde Kipini, Kenia, con su abuela. Ella no habla Kiswahili, solo su lengua tribal: Pokomo. Todo dudas, el estado de su nieto: lamentable. O incompresible.

 Muchos meses. Los estipulados para recuperarse de su insomnio corporal. Lo comprensible para un ser humano, o simplemene por ser humano.

 Su estado de malnutrición a su llegada sólo nos hace saborear como puede estar a día de hoy recibiendo clases de infantil, como si nada hubiera pasado.

 Faltaría más.

 Por Anidan Kenya, Anidan Italia y su apadrinamiento, pero principalmente por él. Wayu, se aferra a lo innegable: la vida.


Fotografía Ugo, director de Anidan Italia

http://www.anidan.org; http://www.anidan.it

About the Author Airam Vadillo

📂Psicólogo en Acción Humanitaria. Ahora en Ramtha, frontera jordano-siria con Médicos Sin Fronteras. Soy alérgico a las mentiras, especialmente a las mías. • airam@uma.es 📍Mis opiniones son personales y no reflejan necesariamente la opinión de la organización en la que trabajo.

Si deseas comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s