Mis elucubraciones

Deja un comentario
Microrrelato, Presencia

Nuestros golpes de suerte, sincronizaciones o conexiones. O nuestras casualidades a fin y al cabo. Somos capaces de mentirnos, o de decirnos nuestras verdades. A la cara y/o de refilón, no vaya ser que escueza. Todo sea para palpar nuestros barrotes aunque solo sea un poquito. Puntual o esporádicamente. Con retraso o a la una en punto.

 Nuestro juzgado, nuestras sentencias ante los devenires. De etiquetárnoslos como gratificantes o desesperanzadores. Nos elaboramos nuestros placeres y dolores a nuestro antojo. Con o sin elucubraciones.

 Nosotros, a los que se nos escurre la vida como arena entre los dedos. O que la ganamos (sí sí, a ella, la vida) de pronto con una bocanada de aire entre divagaciones. O con nuestras combinaciones de dichas y resentimientos bien sazonadas.

 Eso sí, nos consolamos y autoengañamos al sentir que la vida tiene un significado. O el significado de no tenerlo. Somos tan soberbios y ególatras que le damos nuestra firma. Nuestra rúbrica de que somos partícipes e influimos en ti y en mí. Y si no nos satisface nuestra estampa, le damos servicio al destino, para así acallar los lobos de nuestro sótano.

Pero no todo ocurre por alguna razón. Simplemente, todo ocurre.

No más.

Y gracias.


Fotografía PAz en Flickr aquí

Escrito por

Psicólogo en Acción Humanitaria. Soy alérgico a las mentiras, especialmente a las mías. • airam@uma.es

Si deseas comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s